Aprender a desconectar

Cuando trabajas para ti, uno de las dificultades más grandes es aprender a desconectar. Diciembre es uno de los meses del año más inoperativo. Los días de fiesta son abundantes y la vida social suele aumentar. Seguro que cuando esto ocurre y eres autónomo, te encuentras en la encrucijada de qué priorizar. Y te faltará tiempo.

Por ello te vamos a dar unas pautas para sobrellevar de mejor manera estos días sin descuidar ni tu trabajo ni tu vida social.

Cómo desconectar

Te vamos a dejar tres recomendaciones clave para que este mes de diciembre te de tiempo a todo sin sentirte culpable:

  1. Seguro que tienes una agenda en la que apuntas tareas, reuniones y todas tus deadlines. Por ello, es fundamental también que marques horas para tus descansos y momentos de relax. Porque son igual de importantes para tu trabajo y para ti. A lo largo de un día de trabajo, y más de una persona autónoma, tendrás múltiples tareas pendientes. Debes destinar momentos para descansar y cambiar de aires. Si además trabajas de manera estática y con un ordenador, descansar se hace casi obligatorio. Lo ideal, cada 2 ó 3 horas hacer un descanso de unos 5-10 minutos. Y para que tus ojos no se agoten procura hidratarlos bien, utilizar una pantalla regulada para que no sufran de más, etc.
  2. Márcate límites. Del mismo modo que reflejas tus tareas y momentos de descanso, debes marcar a qué hora paras. Y ser obediente y parar. Porque sino al final tu vida es un continuo hacer, hacer y hacer, y te agotas. Y agotado no puedes rendir, eso seguro. Por ello es fundamental decidir a qué hora parar, y parar de verdad.
  3. Dedícate tiempo a ti. Ya hemos señalado lo importante que son los descansos y el marcarte límites. Sobre todo si somos autónomos, la responsabilidad a veces se nos come. No debemos permitirlo, y si queremos ser realmente efectivos, debemos dedicarnos tiempo a nosotros. Esto es, escápate el fin de semana, sal con tus amigos-familia, vete al cine-teatro, o simplemente, túmbate en el sofá y vé la tele. Hay que desconectar para volver a conectar.

Beneficios de saber desconectar del trabajo

Saber desconectar del trabajo es esencial para mantener un equilibrio entre la vida laboral y personal. A continuación, te presento algunos de los principales beneficios de lograr este desapego:

  1. Salud mental y emocional: Alejarse de las responsabilidades laborales permite a la mente relajarse y recargarse. Esto reduce el estrés, la ansiedad y el riesgo de padecer trastornos relacionados con el estrés.
  2. Mejora del sueño: Al desconectar del trabajo, es más fácil relajarse por la noche y disfrutar de un sueño más profundo y reparador.
  3. Aumento de la productividad: Contrariamente a lo que se podría pensar, tomarse descansos y desconectar regularmente puede aumentar la productividad. Al regresar al trabajo después de un descanso, uno se siente más fresco y enfocado.
  4. Fortalecimiento de relaciones personales: Al desconectar del trabajo, se dispone de más tiempo y energía para dedicar a la familia, amigos y actividades recreativas. Esto mejora la calidad de las relaciones interpersonales.
  5. Prevención del agotamiento laboral: Desconectar ayuda a evitar el «burnout» o agotamiento laboral, que es el resultado de un estrés laboral crónico.
  6. Desarrollo personal: Alejarse del entorno laboral permite dedicar tiempo a hobbies, aprender cosas nuevas o simplemente reflexionar sobre la vida y los objetivos personales.
  7. Mejora de la salud física: El estrés crónico puede tener efectos negativos en la salud física, como problemas cardíacos o trastornos digestivos. Desconectar ayuda a reducir estos riesgos.
  8. Aumento de la creatividad: Alejarse del trabajo puede proporcionar una nueva perspectiva y fomentar la creatividad. A menudo, las soluciones a problemas complicados surgen cuando no estamos pensando activamente en ellos.
  9. Reducción de errores: Trabajar constantemente sin descansos adecuados puede llevar a errores debido a la fatiga mental. Al tomar descansos y desconectar, se pueden evitar errores y mejorar la calidad del trabajo.
  10. Mejor toma de decisiones: Una mente descansada y libre de estrés es más capaz de tomar decisiones lógicas y bien pensadas.

En conclusión, saber desconectar del trabajo no solo es beneficioso para la salud y el bienestar individual, sino que también puede tener un impacto positivo en el desempeño laboral y en la vida personal.

Es fundamental encontrar estrategias y rutinas que permitan este equilibrio en la vida diaria.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *