Coliving, un paso más allá del coworking

Cuando decimos que el coworking no es sólo una forma de trabajar lo decimos muy en serio, y es que es mucho más que eso. Es una filosofía de vida, una manera de entender el trabajo desde otro punto de vista, mucho más global y emocional incluso. Pero, ¿qué pasa cuando fusionamos el concepto de coworking con el de vivienda? Aquí es donde entra el término «coworking y coliving«, una tendencia que está revolucionando la manera en que vivimos y trabajamos.

Los espacios de coworking son hervideros de ideas, de personas que crean, que sueñan y que se implican no sólo con su empresa sino con el resto de profesionales con los que comparten espacio. Se puede decir que es un modo de trabajo intenso… pero esto se nos queda corto cuando lo comparamos con el coliving. ¿»Coliving que es» te preguntas? Te lo explicamos a continuación.

Definimos Coliving

La verdad es que es muy sencillo y se intuye fácilmente con la propia palabra, pero para que no queden lugar a dudas, el coliving es vivir en una vivienda compartida diseñada para crear y trabajar en un espacio donde todo bascula entre el intercambio y la colaboración.

Tal y como explica en la web coliving.org, «El propósito de coliving es crear un ambiente en el hogar que inspira y da poder a sus residentes para ser creadores activos y participantes en el mundo que les rodea». Se trata de no ya espacios de trabajo, sino casas donde los profesionales viven, comparten y aprenden juntos. Aquí es donde entra el concepto de «Livit coliving«, uno de los modelos que está ganando popularidad, especialmente entre aquellos que buscan un equilibrio entre la vida laboral y personal.

Qué es Coliving y por qué es tendencia

En un intento por definir «qué es coliving«, podemos decir que es un modelo de vivienda que en Estados Unidos está teniendo su proliferación y hay diversas startups que se están centrando en explotarlo, como por ejemplo Livit coliving. Las estancias no suelen superar los seis meses, y durante ese tiempo compartes experiencias intensas con el resto de compañeros de apartamento que vienen de todo el mundo, aportando sus experiencias y vivencias.

Tipos de Coliving

El coliving se ha popularizado especialmente entre profesionales jóvenes, nómadas digitales y personas que buscan alternativas más flexibles y comunitarias a la vivienda tradicional. La marca Colivinn es un ejemplo de cómo estos espacios pueden ser innovadores y adaptarse a las necesidades específicas de sus residentes. Existen varios tipos de coliving según sus características y objetivos:

  1. Coliving Urbano: Este tipo se encuentra principalmente en las ciudades y está dirigido a jóvenes profesionales, estudiantes o nómadas digitales. Las instalaciones suelen incluir espacios de trabajo, salas comunes, cocinas compartidas y a veces incluso gimnasios o terrazas. Marcas como Colivinn suelen ofrecer estos servicios urbanos.
  2. Coliving Rural o Ecológico: Situados fuera de las áreas urbanas, estos espacios buscan ofrecer una experiencia más conectada con la naturaleza. A menudo tienen un enfoque en la sostenibilidad, con huertos, energías renovables y una vida más en armonía con el entorno.
  3. Coliving para Emprendedores: Estos espacios, al estilo de Livit coliving, están diseñados específicamente para startups y emprendedores. Además de alojamiento, suelen ofrecer espacios de coworking, salas de reuniones y eventos de networking.
  4. Coliving para Artistas: Orientados a creadores, músicos, artistas plásticos y demás profesionales del mundo del arte, estos espacios suelen contar con talleres, estudios y zonas de exposición.
  5. Coliving Intergeneracional: Este modelo busca combinar residentes de diferentes edades para fomentar el intercambio de experiencias y conocimientos entre generaciones. Por ejemplo, estudiantes conviviendo con personas mayores.
  6. Coliving Familiar: Están diseñados para familias que buscan un entorno comunitario. Pueden incluir áreas comunes como salas de juegos, cocinas grandes y espacios al aire libre.
  7. Coliving Temático: Algunos colivings se centran en intereses o estilos de vida específicos, como el yoga, la meditación, la cocina, entre otros. Los residentes comparten no solo el espacio, sino también una pasión o interés común.
  8. Coliving de Largo Plazo vs. Corto Plazo: Mientras algunos colivings están diseñados para estancias cortas (días o semanas), otros están pensados para ser hogares semipermanentes, con contratos de meses o incluso años.

El coliving, en sus diversas formas, busca responder a las necesidades cambiantes de la sociedad moderna, ofreciendo soluciones de vivienda más flexibles, asequibles y comunitarias. Ya sea que elijas Colivinn o cualquier otro modelo, el coliving representa un paso más allá del coworking, integrando la vida laboral y personal en un solo espacio dinámico y enriquecedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *